Una vez más, Stellantis (PSA y Fiat Chrysler) lo está haciendo mucho mejor que Renault. El grupo franco-italo-estadounidense anunció el jueves un aumento de su facturación del 12% en el primer trimestre (hasta los 41.500 millones de euros). Y esto, mientras que Renault había registrado una caída del 2,7% (a 9.750 millones) durante los mismos primeros tres meses. Pero, en ambos casos, las ventas en volumen se desplomaron: -12% (a 1,37 millones de unidades) para Stellantis, -17% (a 551.700) para Renault, que fue el peor resultado comercial en trece años.

¡Viva América del Norte!

Es cierto que Stellantis se beneficia de su fortísima presencia en Norteamérica gracias a la antigua actividad de Chrysler, absorbida gradualmente a partir de 2010 por Fiat. La región se convirtió en el primer mercado para el nuevo grupo en el primer trimestre con una facturación de 20.000 millones de euros (+30% en un año). En particular, el grupo lanzó sus nuevos SUV grandes de alta gama con altos márgenes, como el Jeep Grand Cherokee L y Wagoneer – Grand Wagoneer. El mercado estadounidense también debería permanecer estable durante el año. Renault, por su parte, sigue ausente de este mercado.

El grupo también ha resistido bien la escasez de semiconductores gracias a «el aumento de los precios de venta promedio y los efectos positivos del tipo de cambio», dijo el director financiero Richard Palmer. Estos comentarios no impiden que Stellantis vea caer sus ventas con fuerza en Europa. Extraoficialmente, Stellantis explica que sus malos resultados comerciales se generan precisamente por este deseo de preservar los márgenes, aunque eso signifique reducir los volúmenes. Sin embargo, la explicación es un poco corta.

Leer tambiénEl salario de los jefes se dispara, los accionistas burbujean

Caída en Europa

Stellantis redujo así sus matriculaciones en Europa un 21,7% en el primer trimestre (incluida Gran Bretaña), mientras que el propio mercado retrocedió sólo un 10,6%, según cifras de ACEA (Asociación de Fabricantes Europeos de automóviles). Con importantes descensos para Peugeot (-24,2%), Citroën (-23,6%) y especialmente Fiat (-25,6%), necesitados de novedades. Renault se ha comportado mucho mejor (-6,7%) en el Viejo Continente. Pero sus resultados engañan: la firma del rombo salva los muebles gracias al entusiasmo del público por su filial rumana de bajo coste Dacia (+16,9%), la propia marca Renault retrocede un 19,2%.

Stellantis había completado su primer año de existencia con un beneficio neto de 14.300 millones de euros en 2021 y un margen operativo del 11,8%, a pesar de una caída en la producción de 1,6 millones de coches. “A pesar de las dificultades de suministro y los efectos de la inflación, confirmamos nuestro objetivo anual de margen operativo actual de dos dígitos y flujo de caja (cash flow) positivo”, especifica este jueves Richard Palmer. Renault, por su parte, registró un beneficio neto de apenas 967 millones y un margen operativo del 3,6%.