La próxima norma Euro7 podría “hacer que el coche térmico sea tan caro como el eléctrico”, explica a Desafíos Vincent Cobée, director de Citroën. «Es probable que Euro 7 aumente mucho el coste de los vehículos», abunda Jean-Philippe Imparato, nuevo jefe de Alfa Romeo (Stellantis) y exdirector de Peugeot. Serán “1.000 euros adicionales”, especifica Gilles Le Borgne, director de ingeniería de Renault. “Tal como está, ¡el estándar Euro 7 va más allá de las simples reglas de la física! Simplemente imposibilitaría seguir fabricando coches térmicos”, dijo Carlos Tavares hace un año en una entrevista con Figaro.

El gerente general de Stellantis precisó: «¡No podemos conformarnos con ondear la bandera roja de la urgencia del calentamiento global y destruir la industria con la que contamos precisamente para combatirlo!». Los requisitos “darían lugar a un incremento del precio de los vehículos de hasta un 30% en el caso de los vehículos de gama de entrada”, subraya por su parte la PFA (Plataforma de Automoción). Además, el nicho de los autos pequeños de precio mini de nivel de entrada ha desaparecido en gran medida en los últimos años. Se interrumpió la producción de Opel Karl, Ford Ka, Citroën C1, Peugeot 108. El «Renault Twingo no será reemplazado», aseguró recientemente Luca De Meo, director general de Renault. Solo el Dacia Sandero y el Fiat Panda aún resisten.

Veredicto el 20 de julio

El impacto de la nueva norma tendrá el efecto de «afectar seriamente el atractivo del precio de estos vehículos (de nivel de entrada), empujando así a los consumidores a volverse hacia el mercado de vehículos usados. El mercado de vehículos nuevos así inducido sería contraproducente con respecto a a las políticas para combatir la contaminación del aire», indica además la PFA. Un grupo de expertos denominado Clove (Consortium for Ultra Low Vehicle Emissions) hizo una primera copia extremadamente dura en abril de 2021, que sorprendió a la industria automotriz. Sobre estas bases, la Comisión elaborará una propuesta, que se hará pública el próximo 20 de julio. Obviamente, los fabricantes se enfrentan a estas nuevas limitaciones. Los ejecutivos en Italia, Alemania o Francia tampoco están entusiasmados…

“No creo que esta propuesta pase por el Parlamento y el Consejo sin ser modificada. Porque, en mi opinión, Francia teme que el color de los chalecos cambie de amarillo a naranja”, vaticinó Marian-Jean Marinescu, diputada europea. Unión Europea (EPP), sobre el Sénat Público a fines de octubre pasado. El ministro de Economía, Bruno Le Maire, temía en el mismo programa que la norma Euro 7 presentada por la Comisión fuera imposible de seguir para los fabricantes y destructiva para la industria automotriz. ¡La eurodiputada ecologista Karima Delli cree que «es factible»!

Hibridación obligatoria

Esta nueva norma apunta tanto a las emisiones en condiciones de conducción en los ciclos de certificación como a los nuevos techos de emisión de contaminantes, nada que ver con el CO2, que es un gas de efecto invernadero. “En el estado actual (norma Euro 6d aplicable hoy en día), estimamos que las emisiones (en homologación) ya cubren más del 98% de las condiciones normales de conducción de nuestros clientes. La parte marginal restante (2%) representa condiciones atípicas de uso (temperaturas extremas, altitud, conducción deportiva, etc.) que se encuentran muy raramente», explicamos a la PFA. Imponer el mismo nivel de exigencia de descontaminación en todas las condiciones de uso sin distinción sería «inútil y susceptible de generar costes tecnológicos adicionales de forma que la oferta de motorización térmica podría desaparecer en el corto plazo», insiste la PFA.

En cuanto a los nuevos valores límite de emisión, la PFA considera que son «difíciles de medir» por los sistemas de medición PEMS. Ellos «no son compatibles con las incertidumbres de medida». Euro 7 «forzará la hibridación de vehículos térmicos para… calentar los motores», argumentó Gilles Le Borgne en una entrevista con Challenges en el Salón del Automóvil de Múnich en septiembre de 2021. Debido a que estas normas tendrán requisitos muy estrictos sobre la descontaminación en frío de vehículos Y esto, después de las tres fases de la normativa Euro 6 desde 2014 que ya se han sofisticado bastante y por tanto han incrementado el precio de los vehículos. «Decir que estos estándares no tendrán impacto en los precios de los vehículos es ridículo», dijo Gilles Le Borgne.

Utilidades ahora apuntadas

El futuro estándar también tendrá como objetivo los servicios públicos. Sin embargo, el grupo de expertos «desconoce que los vehículos utilitarios tengan usos específicos (carga a bordo, tipo de recorrido, arranque del motor en frío o en caliente, etc.) que deben tenerse en cuenta para establecer un procedimiento y unos límites adecuados», denuncia el sector de la automoción. Para ello se pide «una fecha de entrada en aplicación de Euro 7 diferenciada para vehículos industriales ligeros de al menos tres años o la consideración de valores límite de emisión específicos» adaptados a estos vehículos. Las fechas previstas a priori para la entrada en vigor de la normativa Euro7 son el 1 de septiembre de 2025, para los nuevos tipos de turismos, y el 1 de septiembre de 2026 para todos los modelos de vehículos particulares. En los vehículos comerciales ligeros, la fecha fijada es el 1 de septiembre de 2026 para los nuevos tipos, el 1 de septiembre de 2027 para todos los vehículos. La Comisión Europea también anunció, el 14 de julio, el fin de los motores de gasolina y diésel a partir de 2035. Condiciones, acompañadas de gravísimas multas, que obligan a la industria a reinventar el automóvil. Y ello, por tanto, independientemente de las estrictas normas anticontaminación. El coste de un vehículo eléctrico «será todavía de 4 a 5.000 euros más alto en 2030 que el de un modelo térmico», coincide Alexandre Marian, director asociado de Alix Partners.